Published On: Mar, Jun 25th, 2024

¿Por qué soy concejala de El Escorial?

Por Nigora Bakhtiyarova

Me llamo Nigora Bakhtiyarova (No es difícil de pronunciar si se intenta). Soy madre, médico y orgullosa escurialense. ¿Quieren saber por qué ocupo un puesto de concejala en el ayuntamiento de mi pueblo?

Uzbeka de nacimiento, y ya española de corazón, llegué a esta maravillosa tierra serrana hace 22 años tras conocer las más variadas culturas. Aquí, junto a mi hijo, tuve la oportunidad de desarrollar mi profesión e integrarme en una comunidad cargada de valores y esperanzas de un futuro mejor. Desde el otro lado de la mesa de mi consulta conozco día a día a personas de toda condición que demandan soluciones y tratamientos específicos. Como ocurre con los pacientes, cada ciudadano tiene sus propias necesidades, lo que me empujó a querer poner mi grano de arena al servicio de todos y cada uno de los vecinos y vecinas de El Escorial.

En la Asamblea de Más Madrid del municipio encontré un grupo de personas que anhelaban, como yo, trabajar con total desinterés para el bien del pueblo, lo que aún me animó más a entregar a mi nueva tierra el poco tiempo libre que dejan las guardias y las urgencias. Así, en mayo de 2023 los vecinos me daban la oportunidad de representarlos en el Consistorio. Un honor y una alegría que pronto chocarían con la realidad que amenaza la convivencia. En el mismo instante en que prometía cumplir fielmente las obligaciones del cargo de concejala y defender los derechos y las libertades de la ciudadanía de El Escorial, a quien me debo y ante quien respondo, una voz se coló en la ceremonia para pedir a gritos que “me fuera a mi país”. Cierto es que la mayoría del público asistente acalló al intransigente, pero aquello abrió mis ojos a algo que había temido encontrar. Una línea oscura y peligrosa separa a unos vecinos que parecen tener de pronto menos que nunca en común. Y lo peor es que algunos no quieren hacer nada por evitarlo. Ganar unas elecciones no da el derecho de imponerse a otros sin el uso de la razón o el debate. Obtener más o menos ediles en unos comicios no da las llaves de un cortijo en el que pasearse, sino una importante responsabilidad de atender a todas y cada una de las personas que viven en la villa. Así entiendo la política local, y así lo seguiré haciendo, aunque el equipo de gobierno del Partido Popular insista en rechazar sistemáticamente todas nuestras proposiciones por el solo hecho de no provenir de su círculo. He defendido en el Pleno la necesidad de adoptar medidas que mejoren los alquileres de viviendas, que se defienda el entorno natural, que se instaure un registro canino basado en el ADN, dedicar una calle a los abogados asesinados en la calle Atocha en 1977, instaurar un plan municipal de salud mental… Nada ha merecido el voto favorable del alcalde y sus ediles. El nuevo equipo de gobierno que tomó posesión hace poco más de un año ha dedicado su tiempo a hacer aquello que criticaban anteriormente y a vestir de tradición lo que no es sino imponer costumbres que nada unen al pueblo. Fiasgu se canceló para dar paso a un evento taurino en el parque de La Manguilla cuyas entradas tuvieron que ser regaladas por falta de interés. La bandera LGTBI+ no fue izada en el día del Orgullo. La Feria del Libro se llevó a cabo sin la participación de las librerías locales. Los eventos no tienen en cuenta al comercio ni a la hostelería. La participación del vecindario en los asuntos públicos se reduce a pasos agigantados. Las votaciones en el ayuntamiento se visten con unos trajes que la gente creía ya apolillados.

Pero los que deben ganar con nuestras decisiones no son las siglas de un partido, sino los habitantes del municipio. Seguiré recorriendo con mi perro las calles y caminos del pueblo para denunciar aceras sucias, contenedores de papel colmatados por deficiente recogida, plazas que languidecen olvidadas o locales comerciales cerrados por falta de un plan turístico coherente y responsable. Defenderé actuaciones para evitar las continuas pintadas que ensucian el túnel y pediré que seamos una sola voz para lograr una escalera mecánica en el acceso a la estación de trenes desde el aparcamiento. Insistiré en una solución al pavimento de El Paseo, en una revisión del desdoblamiento de las carreteras, en el futuro del Ensanche y en la necesidad de carriles bici para unir núcleos separados del pueblo. Me interesa la rehabilitación de fincas en el casco urbano, así como la correcta conservación de Los Arroyos y el resto de las urbanizaciones. Y, sobre todo, no aceptaré un centro de salud sin servicio de urgencias que imponga a personas mayores, mujeres embarazadas y a quienes carecen de medios de locomoción emprender una subida inviable al hospital poniendo en riesgo su salud. La sanidad pública es un pilar para el desarrollo de todas las demás facetas de la sociedad.

Y esa soy yo, vuestra concejala del grupo municipal Más Madrid. Mi puerta está abierta siempre para intentar ayudar a cualquier vecino o vecina. Aunque llevamos un año perdido de legislatura, podemos avanzar si trabajamos juntos. Nos une a todos el amor por nuestro pueblo. Por algo somos escurialenses.

Nigora Bakhtiyarova es concejala en El Escorial por Más Madrid

Suscríbete al boletín

Suscríbete a nuestro boletín electrónico y mantente al dia de todas las noticias de la Sierra. Al suscribirte aceptas nuestra Política de Privacidad